Préstamos para empresas

Prestamista Importe del préstamo Tasa de interés Comentarios Requisitos de edad  

1 000 - 40 000 €

Desde 5.92 - 5.92 %

0 comentarios

18 años

Detalles Solicitar
  • 1.000€ - 40,000€ Importe

    2 hasta 6 años Devolución

  • 18/70 años Edad mínima

    Acepta Asnef

  • Detalles

Preguntas Frecuentes

¿Para qué usuarios son los préstamos para empresas?

Son un producto diseñado para empresas grandes, PYMES y/o autónomos.

¿Para qué puedo usar un préstamo de este tipo?

Por lo general, los préstamos para empresas se piden para comprar materiales, pagar a proveedores o invertir en una nueva adquisición o sistema que ayudará en la expansión de la compañía.

¿Cuánto dinero puedo pedir como máximo en un préstamo para empresas?

Algunas compañías ofrecen hasta 40 000 €; y las que admiten garantías hipotecarias tienen límites cercanos a los 300 000 €. Sin embargo, la cantidad del préstamo dependerá de factores como tu tipo de empresa, el motivo del préstamo, el plazo y la entidad a la que solicites el crédito, etc.

¿Puedo pedir un préstamo para empresas o como autónomo si estoy en listados de morosidad?

Es posible, pero no todas las compañías lo aceptan. Para obtener un préstamo como autónomo tienes más opciones, como es el caso de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria. En ese tipo de préstamo, puedes estar en ASNEF u otros listados de morosos, ya que la propiedad es tu aval.

¿Cuánto tardaré en saber si mi solicitud fue aprobada?

Algunas financieras te darán una respuesta rápida dentro de sólo 24 horas, mientras que los bancos tardarán más en estudiar tu situación, pudiendo extenderse este plazo por más de una semana.

¿En cuánto tiempo puedo devolver un préstamo para empresas?

El plazo de devolución puede oscilar desde un par de meses hasta 15 años, de acuerdo a la cantidad de dinero que solicitaste y cuál es la entidad prestamista. Si solicitaste un préstamo con garantía hipotecaria, este puede extenderse por 15 años.

¿Cómo se realiza el pago de un préstamo para empresas?

Generalmente debes pagar una cuota fija mensual que se determina al momento de elaborar el contrato. En el caso del crowdfunding, son los ingresos percibidos tras la finalización del negocio los que pagan el porcentaje a cada inversor. Si optas por el MAB, las mismas acciones de tu empresa servirán como pago.

Compara productos de préstamos online con LoanStar

LoanStar es un servicio gratuito de comparación de préstamos. Te ayudamos a encontrar la tasa de interés más baja cuando necesites un préstamo online. Simplemente ingresa la cantidad del préstamo y comprueba qué bancos son los más adecuados para tus necesidades.

  • vid_4
    Revisiones de prestamistas online

    Escribimos reseñas completas de los prestamistas más populares en el mercado español.

  • vid_2
    Elige el préstamo que se adapta a sus necesidades.

    LoanStar contrasta las condiciones de tu préstamo ideal con entidades asociadas que compiten para proporcionarte la mejor oferta.

  • vid_5
    Servicio confiable y gratuito.

    Simplemente selecciona el préstamo deseado de entre las ofertas presentadas y procede con la solicitud.

Préstamos para todo tipo de empresas y trabajadores autónomos

Los préstamos para empresas son aquellos que se realizan a nivel corporativo. Son un producto orientado a autónomos, PYMES o a grandes empresas que necesitan dinero rápido para seguir funcionando con normalidad o hacer una inversión en pos de aumentar sus servicios o profesionalizarse.

En España, cada vez se hace más difícil conseguir préstamos para empresas, pues la cantidad de documentos y requisitos exigidos es muy alta. Es necesario que la empresa tenga un determinado nivel de ingresos y demuestre solvencia suficiente para pagar el importe adeudado.

Por estas dificultades, en el mercado han surgido nuevas opciones para cubrir esta necesidad, siendo los bancos tradicionales sólo una de ellas.

Aquí te contamos todo sobre los préstamos para empresas: cuáles son los requisitos que debes cumplir y las diferentes alternativas que tienes para solicitar uno. También te damos respuesta a todas tus posibles preguntas.

Diferentes fuentes de préstamos para empresas

Tanto si tienes una empresa pequeña, mediana o grande, o si eres autónomo, las opciones para obtener un préstamo o financiación son variadas, pudiendo provenir de fuentes públicas, privadas o del propio valor que tu negocio generará en el futuro.

Obtener préstamos para empresas en organizaciones públicas

En muchas ocasiones, el Gobierno estatal o local dispone de un presupuesto anual para subvencionar el emprendimiento o negocios ya establecidos. Por este motivo te aconsejamos acudir al ayuntamiento de tu localidad para consultar por este tipo de financiación y sus condiciones.

Una segunda alternativa es acudir al Instituto de Crédito Oficial (ICO). Este instituto se trata de una organización pública empresarial que financia a través del banco público a diferentes empresas. Ofrece hasta 12,5 millones de euros, un plazo máximo de devolución de 20 años y un tipo de interés fijo o variable, por lo que es ideal para solucionar problemas de liquidez o para pagar proyectos de inversión.

Para acceder a estos préstamos debes acudir a los bancos adheridos al ICO. Serán estas entidades adheridas la que pongan las condiciones. Pese a esto, el dinero proviene de fondos públicos y no de la entidad con la que lo contrates.

Préstamos para empresas otorgados por bancos

Si bien mencionamos que puede ser complicado obtener un préstamo para empresas a través de los bancos tradicionales, no debes desechar por completo la idea. Sobre todo si llevas tiempo como cliente y has presentado un buen comportamiento.

Debido al crecimiento del mercado financiero, muchos bancos han lanzado nuevos productos enfocados a las empresas y los autónomos. Un ejemplo de esto son Bigbank o Evofinance, que tienen un interés desde el 8% en préstamos para autónomos.

Te recomendamos acercarte a tu banco y averiguar cuáles son los requisitos de las solicitudes de préstamos para empresas. Además, como tu banco ya tiene toda la información financiera de tu negocio, podrán entregarte una respuesta más rápida y proponerte un producto personalizado.

Usar un crédito online para tu empresa

Las entidades que entregan créditos online también otorgan préstamos para empresas y autónomos, manteniendo condiciones bastante parecidas a las de un préstamo personal. El requisito principal que considerarán es que la empresa perciba los ingresos necesarios de manera estable para realizar la devolución del préstamo en el plazo estipulado.

Préstamos para empresas con aval hipotecario

En el caso de que las opciones anteriores no te resulten viables o ya hayas sido rechazado, otra opción es acudir a entidades que acepten un inmueble como aval. Muchas de ellas incluso aceptan clientes que están inscritos en registros de morosos, pues la garantía es el inmueble.

Puedes acudir a los préstamos para empresas y ofrecer como aval el local donde tienes el negocio. El requisito en estos créditos es que el inmueble debe estar pagado en su totalidad o al menos una buena parte del mismo.

Estas entidades facilitan préstamos desde 5000 € hasta cifras tan altas como 300 000 €. Algunas ofrecen un plazo de devolución de 15 años. Si necesitas un importe alto para hacer una inversión grande, esta opción te puede ayudar, siempre y cuando tengas un plan de negocios adecuado que te permita pagar el préstamo. De lo contrario, el riesgo es muy alto.

Línea de crédito para autónomos

Si eres un trabajador autónomo y necesitas liquidez para comprar insumos o pagar los servicios que tengas externalizados, contar con una línea de crédito es una gran ayuda, pues siempre tendrás dinero disponible en el momento en que lo necesites.

Las líneas de crédito funcionan de manera similar a las tarjetas de crédito: tienes un cupo total y este lo puedes usar de una vez o emplear solo una parte. Mientras vayas devolviendo lo que has usado, lo tendrás disponible nuevamente.

Por lo general, las compañías que ofrecen líneas de crédito a sus clientes proporcionan un cupo de 1000 €. Sin embargo, empresas como Creditea facilitan hasta 5000 €. Debes tener en cuenta que cada vez que realices una retirada de dinero se te cobrará una comisión y que habrá unos intereses mensuales que debes pagar además del importe que utilices.

Tomaremos el ejemplo de una línea de crédito de 1000 € para explicar su funcionamiento: Sacas 400 € para pagar el alquiler de tu negocio, por lo que te quedan 600 € disponibles (1000 – 400 € = 600 €). Un cliente te paga 200 € y decides abonar a tu línea de crédito, quedando con 800 € (600 + 200 € = 800 €). Luego sacas 300 € para comprar materiales, por lo que tu línea de crédito quedaría en 500 €.

Las líneas de crédito son un producto muy solicitado por trabajadores independientes y emprendedores, ya que al depender del flujo de clientes y de sus pagos, muchas veces tienen problemas de liquidez momentáneos. Esto puede significar no tener el dinero suficiente para comprar materiales o pagar la gasolina del automóvil, lo que paraliza por completo el negocio y agrava el problema al no permitirle al trabajador seguir generando ingresos.

La línea de crédito es, por lo tanto, un colchón financiero que proporciona a su usuario seguridad y flexibilidad.

Préstamos para pequeñas y medianas empresas: MAB

El Mercado Alternativo Bursátil es un mercado orientado a pequeñas y medianas empresas que desean expandirse. Proporciona financiación de una manera similar a la Bolsa. Se encarga de conectar las empresas con una comunidad de inversores nacionales e internacionales, ya sean instituciones o minoristas.

Está supervisado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores y es gestionado por Bolsas y Mercados Españoles, por lo que es un organismo serio, con respaldo, experiencia y conocimiento en este ámbito.

El MAB permite que las pequeñas y medianas empresas ingresen al mercado de valores de manera sencilla y eficiente y que puedan aprovechar las ventajas de este mercado como la financiación, la visibilidad, la valoración, etc., ayudando a concretar sus proyectos de expansión.

Al cotizar en el MAB, las empresas pueden utilizar después sus propias acciones como medio de pago a sus inversores.

Préstamos para empresas a través de la financiación colectiva

Una nueva manera de conseguir financiación para un negocio, proyecto o empresa, es el crowdfunding o crowlending. Estos se basan en el concepto de financiación compartida, sistema en el que varias personas aportan una suma.

  • Crowdfunding: varias personas invierten o financian un proyecto, con sumas que pueden ser pequeñas o grandes. A cambio, obtienen un porcentaje de participación en este y pueden percibir los ingresos una vez el proyecto ha terminado o ha obtenido éxito.
  • Crowlending: varios inversores particulares financian una empresa o a un particular a través de préstamos con un interés determinado y con un plazo de devolución a cuota fija. Se puede entender como un préstamo de capital privado, sin necesidad de acudir a un banco o empresa prestamista, y por ende, presenta mejores intereses. El crowlending es una alternativa para quienes no pueden acceder a préstamos bancarios. El único requisito necesario es demostrar ser viable para el préstamo y que podrás devolverlo en el plazo acordado.

Condiciones a cumplir para solicitar préstamos para empresas

Con independencia del tipo de empresa que tengas y de a quién pedirás el préstamo, es necesario cumplir con ciertos requisitos para que tu solicitud sea aprobada o incluso considerada:

  • Que la empresa esté registrada en España.
  • Estar al día con el pago de impuestos y tener toda la documentación necesaria.
  • Que la empresa tenga un mínimo de ingresos.
  • Según cada entidad prestataria, tener varios meses o años de antigüedad.
  • En los bancos es probable que exijan un plan de negocios.
  • Tener garantías: aval, activos de la empresa, etc.

Recomendaciones antes de solicitar préstamos para empresas

Si crees que los préstamos para empresas son un producto que necesitas en este momento, hay varias opciones y organismos a los que puedes acudir. No obstante, es muy importante que antes analices con frialdad tu situación para saber si realmente necesitas esta ayuda económica que te lleva a solicitar el préstamo.

Un ejercicio que puede ayudarte es responder a las siguientes preguntas de manera reflexiva:

  • ¿Es un buen momento para pedir un préstamo?
  • Este préstamo, ¿sería una solución momentánea o una inversión a futuro?
  • En caso de tener que pagar un préstamo, ¿podría la empresa asumir algún imprevisto?
Si, tras contestar a estas tres preguntas, crees que contratar un préstamo sería una decisión responsable y beneficiosa para tu negocio, el siguiente paso es estudiar los tipos de entidades que otorgan préstamos, desechar las que no se adecúan a tus requisitos y analizar cuál de las restantes coincide más con tus necesidades.

No olvides preguntar acerca de todos los costes asociados, además de sobre los intereses propios del préstamo.

0.0/5

Clasificación de la empresa
0 comentarios

You've successfully submitted a review for approval. Thank you!